Este concepto mejor conocido como ''Candy Bar'' nació en Estados Unidos en la década del ’50 con el fin de dar un toque de distinción a las celebraciones, con mesas dulces artísticas y más originales.

1- Elegí colores armónicos. Podemos elegir un solo color o una combinación de ellos para nuestro Candy Bar, lo importante es que lograr una buena armonía. Lo ideal para combinar es escoger entre dos y cuatro colores. Si el Candy Bar es temático la elección se facilita ya que el motivo o tema dictará la pauta, sólo hay que seguir el instinto.

2- Dar lugar a la torta. La torta bien puede ir en una mesa separada, pero si la incluimos en el Candy Bar debe tener un lugar central, quizás destacada con un pie de torta.

3- Los dulces y colores. La elección de dulces también influye en los colores a utilizar. Toma en cuenta que para armar un Candy Bar que sorprenda a todos, no deben faltar caramelos, de los colores deseados y en todos los tamaños y formas; chupaletas que vienen con distintas formas y colores; chocolatines y bombones; cokies y pop cakes decorados y personalizados; macarrons -dulce típico francés que le da un toque de distinción a la mesa-; cupcakes y porciones de torta o mini tortas para disfrutar varios sabores; y algunos shots o postres boutique.

4- Mesa impecable. La disposición de la mesa también es importante: pensá siempre en el acceso de los invitados. Por lo general se usan mesas rectangulares. En ocasiones especiales suelen alquilarse carritos de Candy Bar o usar muebles de época. Usá tu imaginación.

5- ¿Manteles o faldones? La mantelería hará destacar la mesa. Algunos muebles, como los antiguos no necesitan manteles.

6- Frascos decorados. En la actualidad se usan variados tipos de contenedores para la mesa, frascos decorados, bases con altura o pies de tortas.

7- Otros accesorios. También se pueden incluir en la mesa teteras, tazas, plantas o almohadones.

8- Telones y cortinas. Según la temática, bien vale decorar con telones personalizados la pared detrás de la mesa del Candy Bar.

9- Todo con su nombre. Los cartelitos indicando tipos de golosinas o sabores, o con mensajes personalizados le darán un toque especial a la mesa.

10- En el aire. También podemos incluir banderines, mini floreros o frascos con velas colgando y aprovechar el espacio aéreo, pero sin abusar.

11- En los alrededores. Decorá también alrededor del Candy Bar con objetos alusivos a la temática. Por ejemplo, si es un Candy Bar de granja, se pueden usar fardos de pasto; o almohadones para un pijama party.

12- Ubicación estratégica. Todos los invitados deben apreciar nuestro Candy Bar y acceder a él, por eso la ubicación es clave.

13- Servicio. Una vez decidido si nuestro Candy Bar será autoservicio o si destinaremos una persona para atender los invitados, también podemos decir mejor la ubicación.

14- Souvenir. ¿A quién no le gusta llevarse un recuerdo de la fiesta? Recordá agradecer la asistencia con un detalle del Candy Bar. Ejemplo: frascos personalizados con una selección de dulces, por ejemplo.

15- ¡A disfrutar! Armá tu Candy Bar con sabores y colores armoniosos y compartí una fiesta inolvidable con tus invitados.

tipasa